Los niños y la ingesta de grasas trans en España

La ingesta de grasas trans entre la población adulta de España ha sido motivo de análisis en multitud de estudios a lo largo de los años. No obstante, existen pocos datos centrados en los niños en edad prescolar. Con el objetivo de obtener más información sobre este sector, un nuevo estudio ha analizado el consumo de grasas trans de la población española de entre 5 y 6 años, así como los factores sociales y demográficos asociados.  Para recabar información, los investigadores han utilizado un cuestionario de frecuencia de consumo de alimentos, una de las herramientas más utilizadas en los estudios centrados en salud y nutrición.

Los resultados indican que, entre los niños de 5 y 6 años:

·  El consumo total de grasas trans es de 1,36 g./día

·  El consumo de grasas trans de origen natural es de 0,71 g./día

·  El consumo de grasas trans de origen industrial es de 0,60 g./día

Del total de niños analizados para este estudio, un 10% obtiene más de un 1% de su energía total diaria mediante grasas trans, superando las recomendaciones nutricionales. Los resultados también destacan que, entre los prescolares, la ingesta de grasas trans de origen industrial viene originada, principalmente, por el consumo de comida rápida, pan blanco, bollería y dulces. Asimismo, la leche, los embutidos, la bollería y la carne roja son las principales fuentes de grasas trans de origen natural.

Esta investigación también ha servido para obtener datos sobre la influencia demográfica y geográfica en el consumo de grasas trans entre los niños del país. Así, por ejemplo, aquellos

que tienen padres no nacidos en España muestran más tendencia al consumo de trans de origen natural, mientras que ver la televisión en exceso se asocia con un mayor consumo de grasas trans de origen industrial.También es destacable que, entre los niños que consumen una mayor cantidad de frutas y verduras, la ingesta total de grasas trans, tanto de origen industrial como natural, es mucho menor.

A nivel global, parece ser que el consumo de grasas trans se asocia a patrones de nutrición y estilo de vida menos saludables.


Los datos de este estudio también indican que,entre los niños, la ingesta de grasas trans de origen natural es más elevada que la de grasas trans de origen industrial.

Los investigadores añaden que es importante reducir la ingesta de grasas trans, ya que pueden acabar potenciando el desarrollo de problemas de salud como obesidad o enfermedades cardiovasculares. Además, concluyen remarcando la importancia de que los padres sepan hacer una correcta selección de las grasas que consumen sus hijos a diario y así poder regular su ingesta de grasas trans.

Las trans en España

Sobre la presencia de las grasas trans en nuestro país, un reciente estudio desarrollado por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, destaca que el contenido de grasas trans de los alimentos en España es bajo y que,

además, se ha ido reduciendo significativamente desde el año 2010.

La margarina sería un buen ejemplo de estos cambios. A pesar de que antiguamente su elaboración incluía la hidrogenación parcial, que propiciaba la aparición de grasas trans, desde hace ya 20 años el proceso de elaboración en España ya no incluye hidrogenación parcial y, por lo tanto, su contenido en grasas trans es menor al 1%.

To Top