MARGARINA Y GRASAS SALUDABLES

RELEVANCIA CLÍNICA DE LOS PRINCIPALES ÁCIDOS GRASOS

El documento de Consenso sobre las Grasas y Aceites de la Fesnad http://www.fesnad.org/index.php?seccion=dinamico&subSeccion=documento&idF=10 es la mejor revisión actual sobre aceites y grasas.

La metodología seguida para elaborar este documento de consenso comprende una búsqueda extensa de las bases bibliográficas MEDLINE y EMBASE de publicaciones de estudios epidemiológicos y clínicos describiendo los efectos sobre la salud de la grasa total de la dieta y de ácidos grasos específicos o los alimentos que los contienen, además de revisiones narrativas o sistemáticas y metanálisis de estos estudios. Los datos recogidos se examinaron para averiguar su calidad, consistencia y relevancia. El período incluido en la revisión comprende desde enero de 2004 a agosto 2014.

El sistema recogido para clasificar la evidencia científica y grados de recomendación es el propugnado por el Scottish IntercollegiateGuidelines Network (SING). La escala propone dos atributos para evaluar la calidad de la evidencia científica disponible (niveles de evidencia): el diseño del estudio y el riesgo del sesgo. Para la clasificación del diseño del estudio se utilizan los números del 1 al 4. Para evaluar el riesgo de sesgo se utilizan los signos que informan sobre el grado de cumplimiento de los criterios clave relacionados con este sesgo potencial )++, + y -).

Tabla 1.1. Niveles de evidencia
Nivel evidencia Tipo de estudio
1++ Metanálisis de gran calidad, revisiones sistemáticas de ensayos clínicos aleatorizados o ensayos clínicos aleatorizados con muy bajo riesgo de sesgos.
1+ Metanálisis bien realizados, revisiones sistemáticas de ensayos clínicos atemorizados o ensayos clínicos aleatorizados con bajo riesgo de sesgos.
1- Metanálisis, revisiones sistemáticas de ensayos clínicos aleatorizados o ensayos clínicos aleatorizados con alto riesgo de sesgos.
2++ Revisiones sistemáticas de alta calidad de estudios de cohortes o de casos y controles, o estudios de cohortes o de casos y controles de alta calidad, con muy bajo riesgo de confusión, sesgos o azar y una alta probabilidad de que la relación sea causal.
2+ Estudios de cohortes o de casos y controles bien realizados, con bajo riesgo de confusión, sesgos o azar y una moderada probabilidad de que la relación sea causal.
2- Estudios de cohortes o de casos y controles con alto riesgo de confusión, sesgos o azar y una probabilidad significativa de que la relación no sea causal.
3 Estudios no analíticos (observaciones clínicas y series de casos).
4 Opiniones de expertos.

En función de esta valoración de la calidad de la evidencia científica de los estudios, se utilizan grados para clasificar la fuerza de las recomendaciones. Los grados de recomendación A, B, C y D del sistema SING son equivalentes a los indicados por la FAO/OMS, como criterios de evidencia “convincente”, “probable”, “posible” e “insuficiente”.

Tabla 1.2. Grados de recomendación
Grado de recomendaciónNivel de evidencia
AAl menos un metanálisis, revisión sistemática o ensayo clinico aleatorizado calificado como 1++ y directamente aplicable a la población objeto, o

Una revisión sistemática de ensayos clínicos aleatorizados o un cuerpo de evidencia consistente principalmente en estudios calificados como 1+. directamente aplicables a la población objeto y que demuestren globalmente consistencia de los resultados.

BUn cuerpo de evidencia que incluya estudios calificados como 2.• directamente aplicables a la población objeto y que demuestren globalmente consistencia de los resultados, o

Extrapolación de estudios calificados como 1++ o 1+.

CUn cuerpo de evidencia que incluya estudios calificados como 2+ directamente aplicables a la población objeto y que demuestren globalmente consistencia de los resultados, o

Extrapolación de estudios calificados como 2++.

DExtrapolación de estudios calificados como 2+.

  Por su alto potencial de sesgo, los estudios calificados como 1-, 2-, 3 y 4 no deben usarse en el proceso de elaboración de recomendaciones.

El resumen de evidencias y recomendaciones del documento de Consenso de grasas y aceites de Fesnad es el siguiente:

Ácidos grasos saturados

Evidencia científica de los efectos de los AGS sobre la salud

Efectos sobre el perfil lipídico

Evidencia:la ingesta de AGS en comparación con HCO aumenta significativamente el colesterol total y el colesterol LDL y moderadamente el colesterol HDL. La sustitución de AGS de la dieta por AGP o AGM disminuye el colesterol total y el LDL, y ligeramente el colesterol HDL. Nivel 1++

Recomendación: sustituir AGS por AGP o AGM para mejorar el perfil lipídico. Grado A.

Efectos sobre el riesgo cardiovascular

Evidencia:La sustitución de AGS de la dieta por AGP disminuye el riesgo de ECC. Nivel 1++

Recomendación: Sustituir AGS por AGP para disminuir el riesgo de ECC. Grado A

Efectos de AGS específicos sobre el perfil lipídico y el riesgo de ECC

Evidencia: La ingesta de ácido esteárico, en relación con otros AGS, se asocia con una ligera mejoría del perfil lipídico, si bien no hay evidencias que demuestren una mejoría del riesgo cardiovascular y que apoyen hacer recomendaciones específicas para los distintos tipos de AGS. Nivel 3.

Recomendación: No hay pruebas suficientes sobre indicadores de riesgo cardiovascular para apoyar diferentes recomendaciones sobre AGS específicos. Grado D.

Ingesta deseable de AGS

Evidencia: Excepto si se sustituyen por AGP o AGM, la reducción de AGS de la dieta carece de efecto sobre el riesgo cardiovascular y de diabetes. Nivel 2++

Recomendación: Con los datos actuales no es oportuno establecer un umbral preciso de ingesta recomendada de AGS en la población española, pero se recomienda reducir el consumo de alimentos que los contienen en exceso, como la mantequilla, así como alimentos que, además de AGS, pueden contener compuestos nocivos, como la mantequilla y algunas carnes procesadas. Grado B.

ACIDOS GRASOS TRANS

Evidencia científica de sus efectos sobre la salud

Evidencias: A partir de una ingesta del 2% de la energía, los AGT se relacionan con diversos factores de riesgo cardiovascular y contribuyen a aumentar el riesgo de ECC. Nivel 1+

Recomendación: La ingesta de AGT debe ser lo más baja posible; no debe superar el 1% de la energía total. En consecuencia, al establecer objetivos y recomendaciones de nutrientes, debe considerarse limitar la ingesta de AGT. Grado B.

Distinción entre AGT producidos por hidrogenación parcial industrialmente y de modo natural por las bacterias del rumen

Evidencias: La evidencia disponible es insuficiente para determinar si existe alguna diferencia entre los AGT de distintas fuentes (procedentes de rumiantes i de producción industrial) en relación al riesgo de ECC. Nivel 1-

Recomendaciones: No se puede aconsejar la ingesta de AGT procedentes del rumen esperando efectos saludables por falta de evidencias suficientes. Grado D.

ACIDOS GRASOS MONOINSATURADOS

Evidencia científica de sus efectos sobre la salud

Enfermedades cardiovasculares

Evidencias: Las dietas ricas en AGM tienen efectos beneficiosos sobre el perfil lipídico y otros factores de riesgo cardiovascular. Nivel 1+

Recomendación: Consumir AGM como fuente principal de grasa en la dieta en sustitución de los AGS o los CHO para mejorar el perfil lipídico y otros factores de riesgo cardiovascular. Grado A

Control glucémico y diabetes

Evidencias: Los resultados de los estudios que han evaluado el papel de los AGM sobre la sensibilidad a la insulina y el riesgo de diabetes son contradictorios, pero en general se ha encontrado un efecto beneficioso cuando sustituyen a los AGS o los HCO. Nivel 2+

Recomendación: Consumir AGM en sustitución de AGS o CHO en el contexto de una dieta mediterránea para mejorar el control glucémico y reducir el riesgo de desarrollar diabetes. Grado C.

Cáncer

Evidencias: Los estudios que evalúan el papel de los AGM sobre el riesgo de cáncer son escasos y contradictorios. Nivel 2-

Recomendación: El nivel de evidencia sobre AGM y riesgo de cáncer es insuficiente para emitir recomendaciones. Grado D.

Ingesta deseable

El rango de ingesta deseable de AGM, establecida por diferencia entre la ingesta de AGS y AGP, debe situarse entre el 12% y el 30% de la energía de la dieta (27-67 g/día). En base a los datos del estudio PREDIMED, la ingesta deseable de AGM para la población española es de un 20 a un 25% de la energía diaria (45-455 g/día) y la fuente principal debe ser el aceite de oliva.

ACIDOS GRASOS POLIINSATURADOS n-6

Evidencia científica de los efectos de los AGP n-6 sobre la salud

Factores de riesgo cardiovascular

Evidencias: Cuando sustituyen a dietas ricas en AGS o CHO, las dietas ricas en AGP n-6 tienen un efecto hipocolesterolemiante.Nivel 1++

Recomendación: Sustituir AGS o CHO por AGP n-6 para reducir el colesterol. Grado A

Riesgo de enfermedades cardiovasculares

Evidencia: La ingesta de AGP n-6 es beneficiosa para el riesgo cardiovascular. Nivel 1+

Recomendación: Aumentar la ingesta de AGP n-6 hasta un 10% de la energía diaria para reducir el riesgo cardiovascular. Grado A

Protección de diabetes

Evidencia: La ingesta de AGP n-6 es beneficiosa para el riesgo de diabetes. Nivel 2++

Recomendación: Aumentar la ingesta de AGP n-6 hasta un 10% de la energía diaria para reducir el riesgo de diabetes.Grado B.

Riesgo de cáncer

Evidencias: Los AGP n-6 no parecen tener ningún papel en la prevención del cáncer. Evidencia 2+

Recomendación: No debe promoverse el consumo de AGP n-6 para prevenir el cáncer. Grado B.

Ingesta deseable de AGP n-6

La ingesta deseable de AGP n-6 totales para la población española se sitúa entre un 5% y un 10% de la energía diaria (10-20 g/día). Son recomendables todas las fuentes vegetales de AGP n-6 (semillas y aceites derivados, margarinas).

ACIDOS GRASOS POLIINSATURADOS n-3

Evidencia científica de los efectos de los AGP n-3 de cadena larga sobre la salud

Enfermedades cardiovasculares

Evidencias: Los estudios epidemiológicos indican de manera consistente una reducción de eventos cardiovasculares asociados al consumo de pescado y aceites de pescado ricos en EPA +DHA. Nivel 2++. Los resultados de estudios clínicos y metanálisis de los mismos son contradictorios.Nivel 1-

Recomendación: Consumir pescado o marisco al menos 3 veces por semana, dos de ellas en forma de pescado azul, para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Grado C.

Factores de riesgo cardiovascular

Evidencias: Hay evidencias claras de un efecto beneficioso dosis-dependiente de los AGP n-3 de cadena larga en la hipertrigliceridemia, un discreto efecto reductor de la presión arterial y posibles efectos beneficiosos en restenosis arterial post-angioplastia y sobre el ritmo cardíaco. Nivel 1++

Recomendación: Ingerir 2-4 g de aceite de pescado conteniendo EPA+DHA para reducir los triglicéridos en la hipertrigliceridemia grave resistente al tratamiento convencional. Grado A.

Ingesta deseable

La ingesta deseable de AGP n-3 de cadena larga para la población española se sitúa en un 0,1 – 1,0% de la energía diaria (0,25 – 2,25 g), obtenidos a partir del consumo de pescado azul, preferentemente de pequeño tamaño (arenque, caballa, sardina, salmonete, etc..) para evitar la posible ingesta de contaminantes (mercurio y dioxinas) en grandes depredadores, como el atún y el pez espada.

Evidencia científica de los efectos del ALA sobre la salud

Enfermedades cardiovasculares

Evidencias: No hay ensayos clínicos aleatorizados con ALA en prevención primaria de enfermedades cardiovasculares y se ha publicado recientemente un metanálisis de estudios epidemiológicos indicando protección de la ECC fatal. Nivel 2++

Recomendación: Aumentar la ingesta de ALA para reducir el riesgo de ECC fatal, preferentemente incrementando el consumo de nueces. Grado C

Factores de riesgo cardiovascular

Evidencia: Resultados de estudios clínicos poco fiables porque se efectuaron con alimentos naturales ricos en ALA, no con el ácido graso puro. Nivel 1-

Recomendaciones: La evidencia existente no permite emitir recomendaciones sobre ingesta de ALA per se, separada del consumo de alimentos que lo contienen. Grado D.

Ingesta deseable

La ingesta deseable de ALA para la población española se sitúa en un 0,5-1,0% de la energía diaria, obtenido preferentemente mediante el consumo de nueces, productos de soja y vegetales de hoja verde.

GRASA TOTAL DE LA DIETA

Evidencia científica sobre dietas altas en grasa o hidratos de carbono y salud

Evidencias: Las dietas altas en grasa total son inocuas y pueden ser beneficiosas para la salud mientras la mayor parte de la grasa sea monoinsaturada y poliinsaturada. Nivel 1++

Recomendación: Puede consumirse una dieta alta en grasa total en vez de alta en CHO sin ningún peligro para la salud y con posibilidad de mejorarla, siempre que se trate de grasa insaturadas de procedencia vegetal. Grado A.

Ingesta deseable

El rango de ingesta deseable de grasa total para la población española puede variar entre un 20% y un 40% de la energía diaria.


To Top