Una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados podría disminuir el riesgo de padecer diabetes

Durante las últimas décadas multitud de estudios han analizado la influencia que tiene la ingesta de grasas en la salud cardiovascular. A todos ellos hay que sumar ahora las dos investigaciones que recientemente se han publicado en un número especial de la revista PLoS Medicine de Prevención de la Diabetes y que analizan la conexión entre los ácidos grasos poliinsaturados y la reducción del riesgo de padecer diabetes tipo 2.

La escala de las investigaciones, así como los hallazgos obtenidos en todos los estudios observacionales y ensayos controlados de alimentación, han permitido elaborar todo un cuerpo de evidencias que respaldan los efectos positivos delos ácidos grasos poliinsaturados en la prevención de la diabetes.

El efecto de las grasas en la homeostasis de la glucosa-insulina

El primer estudio es un análisis sistemático formado por 102 investigaciones realizadas en todo el mundo sobre los efectos de las dietas con diferente composición de macro nutrientes en la homeostasis de la glucosa-insulina. Los resultados mostraron que la dieta basada en ácidos grasos poliinsaturados, en comparación con aquellas con alimentos que contenían ácidos grasos saturados e hidratos de carbono, tenía efectos favorables sobre el metabolismo de la

glucosa y la insulina. Los autores de la investigación concluyeron que éste meta-análisis de ensayos controlados aleatorios de alimentación ha servido para proporcionar nuevas pruebas de que los macro nutrientes de la dieta tienen un efecto en la homeostasis de la glucosa-insulina.

En este sentido,la mayoría de los efectos favorables se observaron con ácidos grasos poliinsaturados (omega-3 y omega-6), que mejoraron la glucemia, la resistencia a la insulina y la capacidad de secreción de insulina.

Los omega-6, omega-3 y la diabetes

El segundo estudio es un gran análisis combinado de estudios prospectivos que examinan la relación de los niveles de ácidos grasos poliinsaturados omega-6 y omega-3 que circulan en la sangre con la incidencia de la diabetes tipo 2. Los resultados mostraron que los niveles de ácido linoleico (LA) y ácido alfa-linolénico (ALA) en la sangre están asociados con un menor riesgo de padecer diabetes.

Esta investigación remarca la importancia de incluir el ácido alfa-linolénicoa base de vegetales en la alimentación, un ácido graso poliinsaturado esencial de la serie omega-3 muy importante para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Los resultados de los dos estudios suponen un gran avance al ser los primeros datos a gran escala del papel de los ácidos grasos de la dieta y los efectos favorables de los ácidos grasos poliinsaturados sobre el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Unos hallazgos que apoyan las recomendaciones dietéticas actuales que recomiendan incluir en la dieta aceites vegetales ricos en ácidos grasos omega-6.

To Top